Alta fidelidad. Un remolino mezcla los besos y la ausencia