Alumnos de primaria combaten la deserción escolar por televisión

Se proyectarán por los canales de aire avisos publicitarios ideados por los estudiantes
Fabiola Czubaj
(0)
21 de noviembre de 2002  

Un alumno le entrega una carta de amor a una niña que vende flores frente a la escuela.

-Te escribí una carta. ¿Cómo te llamás?, pregunta el niño.

-Yo no sé leer. No fui a la escuela. Me llamo Agustina.

-Bueno, pero, ¿algo te gusto, no?

-Sí.

-Entonces, tengo una idea. Mañana temprano te paso a buscar y vamos juntos al cole.

-Dale. Pero antes, ¿no me leés la carta?

"Encontrá una sonrisa, encontrá una palabra, encontrá un amigo. Vení a la escuela." Así invita "La carta", una de los dos avisos publicitarios de bien público ganadores del segundo certamen "La escuela hace TV" y que se difundirán a partir del 1° de diciembre por los canales de aire.

El concurso, organizado por la Secretaría de Educación porteña y la Asociación de Telerradiodifusoras Argentinas (ATA), reunió a más de 20.000 chicos de 6° y 7° grado de escuelas primarias, que durante tres meses redactaron guiones publicitarios para explicar a otros chicos el valor de la escuela para dar batalla a la deserción escolar.

El derecho a la educación, el respeto por el otro, la defensa de la escuela pública y el rechazo a la discriminación fueron los valores más destacados por los pequeños guionistas en los trabajos, que fueron 320. El 25% de los textos incluyó a chicos cartoneros como protagonistas.

Los publicistas David Ratto y Damián Kepel (Young & Rubicam) integraron el jurado que seleccionó 21 guiones -uno por cada distrito escolar- de los que salieron los dos ganadores. La entrega de los premios se realizó ayer en el Teatro General San Martín, ante la euforia incontenible de unos 600 alumnos primarios.

"Con este concurso quisimos acercar los lenguajes de la escuela y de la televisión para demostrar que pueden funcionar juntas. Nuestro objetivo es que los chicos lean y escriban, y si con estas publicidades ayudamos a salvarle la vida a un chico, estamos construyendo un país distinto", dijo el secretario de Educación porteño, Daniel Filmus.

Los guiones votados por unanimidad por el jurado fueron "La carta", de los alumnos de 6° A de la Escuela N° 16 de Flores Sur, y "Travesura", de los de 7° A y 7° B de la Escuela N° 13 de Villa Soldati.

En "Travesura", que en 58 segundos apela a los padres, un docente se despide de sus alumnos durante un acto escolar.

-Hoy es mi último día de trabajo. Espero que mi paso por la escuela les haya servido de algo, dice el maestro.

-Gracias por enseñarme a escribir "mamá", exclama de pie una mujer con su bebe en brazos.

-Gracias por enseñarme a llevar los colores celeste y blanco en el corazón, dice otro ex alumno.

-Gracias por enseñarnos que sin esfuerzo no se consigue nada, expresa un hombre en una silla de ruedas.

Desde el fondo del salón, rueda un globo terráqueo hasta los pies del maestro.

-Quisiera pedirle disculpas, maestro, porque yo era el que me llevaba el globo terráqueo para jugar a la pelota, justifica el jugador de fútbol Darío D´Alessandro.

La frase final "Las historias más importantes de la infancia se escriben en la escuela", sintetiza el mensaje del aviso.

Ratto: una transfusión de esperanza

El publicista David Ratto, que integró el jurado de selección de los guiones presentados por los alumnos, definió el certamen "La escuela hace TV" como "una transfusión de esperanza".

Ratto, que leyó los 320 guiones presentados "para no defraudar a los chicos", se mostró conmovido por las ideas comunicadas: "El 90% de los guiones tenía frases finales claras y con mucha fuerza, porque los chicos hicieron jugar la simplicidad que los caracteriza", explicó el especialista, en diálogo con LA NACION.

Durante la entrega de los premios y ante un auditorio que permaneció en silencio y atento a los consejos de un veterano profesional, el publicista explicó a los chicos que la diferencia entre informar y comunicar reside en que cuando se informa, una persona sólo da a conocer datos, mientras que para que exista la comunicación debe haber alguien que escuche el mensaje.

"Hoy hay muchos ruidos, pero no sé hasta dónde hay comunicación", aseguró Ratto.

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.