Amalia Fortabat y Rubén Stella, enfrentados por el Fondo de las Artes

El entorno de la empresaria acusa a Cultura de una campaña en su contra
(0)
27 de junio de 2002  

El agua llegó al río, pero se detuvo en la orilla. No obstante, el diferendo surgido entre el secretario del Cultura de la Nación, Rubén Stella, y la presidenta del Fondo Nacional de las Artes, Amalia Lacroze de Fortabat, se mantiene vivo y sus ecos ya entraron en la Casa de Gobierno.

Un correo electrónico atribuido a un empleado de Stella encendió la mecha de la discordia, pues de su contenido -al que tuvo acceso LA NACION- se desprende "la preocupación de la Secretaría de Cultura ante la falta de respuesta y desorganización que prima en el Fondo Nacional de las Artes", así como "las innumerables quejas por parte de los artistas sobre premios, subsidios, becas y créditos adeudados".

El asunto no hubiera pasado de ser un insignificante mail, si no fuera porque Stella, desde su asunción, ha hecho público en su círculo de colaboradores confiables su deseo de tener al frente del Fondo de las Artes a una persona más próxima a su línea de acción.

En realidad, el Fondo Nacional de las Artes es un organismo recaudador, con autonomía, cuyo presidente y directorio de 12 miembros trabajan ad honórem y son elegidos por decreto del presidente de la Nación. La Secretaría de Cultura se integra como institución asesora, según la ley vigente. Stella no tiene atribuciones, por ejemplo, para pedirle la renuncia a la titular del organismo.

Fuentes inobjetables del Fondo de las Artes, atribuyeron el malestar existente entre el funcionario y la empresaria-mecenas cultural a "una campaña originada en la Secretaría de Cultura, surgida de una lucha por el poder. Este es el único organismo nacional con superávit".

Indignadas por el mail, las fuentes señalaron que "en el último decenio triplicó su patrimonio, tiene un presupuesto de $ 6,3 millones para otorgar becas, subsidios, créditos reintegrables, editar libros y rescatar el patrimonio y gasta sólo un 15% de sus recursos en funcionamiento".

Pedido de explicaciones

En diálogo con LA NACION, Stella -entre imperativo y quejumbroso- dijo: "No tengo ninguna animosidad contra Amalita. Entre ella y yo está todo bien. Acá aparece una cuestión de empiojamiento (sic), un malentendido con una nota que salió de no sé de dónde. Nunca estuvo en mi cabeza, ni en mi deseo, ni en mi espíritu, reemplazar a nadie".

Durante un encuentro mantenido la semana última, Fortabat le reclamó a Stella "una explicación por el mail" y el secretario de Cultura desconoció la existencia del empleado Gustavo Ludueña, a quien se señala como remitente del mail, según otras fuentes. Al respecto, Stella dijo: "Háganme responsable a mí, pero no a un cadete. Desconocía el tema, me enteré por ella (Fortabat)".

Stella no desaprovechó la ocasión y advirtió: "He recibido quejas de los secretarios de Cultura de las provincias y de muchos artistas por la falta de información y por el trato brindado en el Fondo de las Artes". Entre esas quejas identificó a la Asociación Argentina de Actores, a un músico y una becaria residente en Italia. Justificó la renovación de autoridades en la necesidad de "reordenar y darle mayor funcionalidad" al organismo.

En tanto, dos directores y un ex director del Fondo se sumaron al debate. El poeta Horacio Salas destacó la gestión de Fortabat, que lleva diez años, y dijo que el organismo "es una isla en medio de los problemas que vive el país y tiene un prestigio indudable, por su autonomía frente a las gestiones políticas".

Por su parte, la arquitecta Diana Saiegh, incorporada recientemente al directorio, señaló: "Acepté este cargo entendiendo que el Fondo de las Artes desarrolló una trayectoria en los últimos años. Todo es mejorable. Tengo por Amalia Fortabat el mayor respeto: lleva adelante una conducción eficiente".

También Clorindo Testa, ex director, aprobó la gestión de Fortabat: "El Fondo de las Artes ha venido cumpliendo con lo que tenía que hacer. Estoy enterado de que hay una campaña absurda por ocupar su cargo". Otras fuentes agregaron: "La estrategia es cansar a Amalita para que renuncie".

Sobre el final del diálogo con LA NACION, Stella dijo: "Acá hay fuerzas alineadas. Es muy difícil intentar ser derecho en política. A veces se siente un poco de asquito".

Dos personas en pugna

Amalia Fortabat

  • Trayectoria: la empresaria está al frente del Fondo Nacional de las Artes desde 1991, designada por el ex presidente Carlos Menem.
  • Conflicto: se reunió la semana última con Rubén Stella para pedirle explicaciones por la difusión de críticas a su gestión.
  • Actividades: a lo largo de su gestión, con un presupuesto anual de $ 6,3 millones, el Fondo Nacional de las Artes otorgó 1976 subsidios, 1417 préstamos y 907 becas, entre otros beneficios.
  • Rubén Stella

  • Llegada: en enero último fue designado secretario de Cultura de la Nación por el presidente Duhalde.
  • Objetivo: al asumir, se fijó el propósito de “reordenar y darle funcionalidad” al Fondo Nacional de las Artes, por lo que consideró necesario renovar el directorio.
  • Controversia: en los últimos días circuló un mail atribuido a la Secretaría de Cultura, en el que se cuestionaba la gestión del Fondo.
  • Objeciones: Stella afirma que recibió reclamos de los secretarios de Cultura provinciales y de artistas por “la falta de información y por el trato” recibido en el organismo. Pero niega que exista un enfrentamiento con Fortabat.
  • Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

    Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?