Cuando la Web ofrece la otra campana

Juana Libedinsky
(0)
3 de abril de 2011  

LONDRES.- Semanas atrás hablábamos de cuando Internet intenta salir a corregir sus propios excesos. En el caso de los rumores que se reproducen en la Web, una nueva iniciativa parece dirigida a eso. En www.icorrect.com , cualquiera -previo pago de mil dólares anuales- puede salir a desmentir lo que se dice de él o ella. Nadie garantiza que la versión del damnificado sea verdadera, pero se publicita como la oportunidad de, por lo menos, dar a conocer la otra campana de fuente directa.

Eso parece haber sido suficiente para convencer a Bianca Jagger de desmentir allí la vieja historia de haber entrado semidesnuda a caballo en Studio 54 y de haber sido la amante del ex primer ministro canadiense Pierre Trudeau. También Cherie Blair desmintió haber ido de caza con un hijo de Khadafy y John Bond, ex presidente de HSBC, negó que ciertas pérdidas del banco hayan sido por su culpa. El profesor de Harvard Niall Ferguson usó el sitio para desmentir al premio Nobel de Economía Paul Krugman cuando éste publicó que había ganado un duelo intelectual entre ambos en Corea. Y así hay infinidad de casos más.

Muchos, sin embargo, creen que el sitio será contraproducente, volviendo a sacar a la luz rumores que, de otra manera, hubieran perdido actualidad e interés. El fundador del sitio ICorrect, el empresario David Tang, dejó entender que quizás él mismo no se tomaba todo tan en serio. Publicó como rumor un artículo en un tabloide que afirma que "David Tang es un ser extrañamente repulsivo", y como corrección, simplemente, aclaró: "Esto es bastante exagerado".

jil210@gmail.com

ADEMÁS

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.