Ante una multitud, Barenboim y Argerich dieron la fórmula de la conversación musical perfecta

Cargando banners ...