"Aquí no hay ni vestigio de realismo mágico"