Aventura espiritual

(0)
7 de septiembre de 2012  

Entre enero y marzo de 1989, Carlos Riccardo se reunió a conversar con Néstor Sánchez. Entre ellos, sobre la mesa, se interponía, además de alguna probable ginebra, un grabador. Eran los años de los cuentos de La condición efímera, último libro de Sánchez, aquél en el que aparece su tortuosa aventura mística bajo la tutela espiritual de las enseñanzas de Gurdjeff. El drama sin atenuantes es la transcripción de esas charlas. Pero antes del diálogo está el monólogo, un relato, una confesión de Sánchez en la que él revisa el devenir espiritual, inseparable de la literatura, posterior a la publicación de la novela Siberia blues. Se lee: "Aparecía la fatiga de lo que había escrito: ya nunca más. Todo libro escrito es un libro que uno nunca volverá a escribir. Todo proceso auténtico de escritura es un proceso de pérdida". La literatura, como asunto, pertenece al orden de la alusión. Lo que explicita es el nombre de Don Juan Matus y el "trabajo" gurdjeffiano ; su trauma, en fin, que le da a este librito la forma de una puesta en escena -sostenida por el drama del diálogo- y sitúa al pensamiento en una lúcida vacilación.

P. G.

El drama sin atenuantes

Néstor Sánchez y Carlos Riccardo

Letranómada

62 páginas

$ 75

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.