Baja la tensión en el conflicto docente

Mayor optimismo de los gremios
(0)
26 de agosto de 2001  

LA PLATA.- Los docentes de la provincia de Buenos Aires, que realizan una huelga desde hace tres semanas, demostraron ayer mayor predisposición para dialogar con el gobierno, aunque insistieron en que la reunión conciliatoria que se realizará mañana será determinante para decidir si se reanudan las clases o se prolonga el paro de actividades.

El Sindicato Unico de Trabajadores de la Educación de Buenos Aires (Suteba) y la Federación de Educadores Bonaerenses (FEB) dejaron en claro que para negociar una salida al conflicto se debe garantizar que el pago de salarios sin recortes, los fondos para los comedores y las becas y la no modificación del estatuto docente, entre otras cuestiones, figuren entre los temas que se tratarán.

Otra de las condiciones para garantizar el diálogo es que se revierta la decisión de descontar los días no trabajados: "No le va a agregar ni quitar nada a la crisis financiera que vive la provincia", dijo Yasky.

Pese a que el director general de Cultura y Educación, José Octavio Bordón, había expresado que iba a trabajar durante el fin de semana para el levantamiento de la huelga, desde los sindicatos se afirmó que no hubo conversaciones con el funcionario en toda la jornada de ayer.

Respecto de la propuesta de Bordón de extender el ciclo lectivo y dictar clases durante los feriados para recuperar el tiempo perdido, Martín dijo que "es parte de la negociación. Descartamos la idea de hacerlo los sábados".

En este sentido, Yasky expresó que "se deben evaluar los contenidos por recuperar y luego analizar los métodos". Por último, consideró que el camino más rápido hacia la solución del conflicto docente es "generar tratativas fuera de la conciliación, que es un ámbito problemático porque no ofrece garantías de imparcialidad".

Mañana comenzará la cuarta semana consecutiva en que unos 2,5 millones de alumnos estatales bonaerenses no tienen clases como consecuencia de los reclamos.

Idas y vueltas del conflicto

El conflicto planteado entre los educadores bonaerenses y el Ejecutivo provincial, como consecuencia del atraso en el pago de sueldos, había recrudecido en los últimos días debido a un cruce de declaraciones públicas de gremialistas y funcionarios.

El jueves último, el secretario general del Suteba, Hugo Yasky, dijo que las autoridades tendrán que "salir a buscar maestros en Africa".

El mismo día, pero pocos minutos después, el gobernador Carlos Ruckauf afirmó que la medida de fuerza de los maestros era "ilegal". Luego, comunicó su decisión de descontarles los haberes correspondientes a los días que no se dictaron clases.

Ayer se sumaron a la polémica el ex gobernador Eduardo Duhalde y el jefe del radicalismo bonaerense Federico Storani. El primero reiteró que los docentes agrupados en el Suteba "son unos desvergonzados". En tanto, Storani consideró: "No creo que el paro sea declarado ilegal, pero tampoco que sea posible mantenerlo por tiempo indeterminado".

Los educadores provinciales expresaron ayer su optimismo respecto de la conversación que mantendrán con el gobierno mañana, en la segunda audiencia conciliatoria convocada por el Ministerio de Trabajo bonaerense.

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?