Barenboim, en la reapertura del Colón