Beatifican a Pío IX y a Juan XXIII

Será el 3 de septiembre, en Roma
Será el 3 de septiembre, en Roma
(0)
26 de agosto de 2000  

ROMA.- Pío IX, el pontífice del Concilio Vaticano I y el último "papa rey", y Juan XXIII, el muy recordado "papa bueno", que convocó el innovador Concilio Vaticano II, dos personajes totalmente distintos, serán proclamados beatos dentro de ocho días, el domingo 3 de septiembre, en una ceremonia solemne que se hará en la basílica de San Pedro, en el Vaticano.

Mientras avanzan los preparativos y se ultiman los detalles de otra importante celebración que Karol Wojtyla quiso que tuviera lugar en pleno año santo, comenzaron a oírse algunas voces contrarias a esta decisión.

Nadie cuestiona que sea elevado al honor de los altares Juan XXIII, el popular Angelo Giuseppe Roncalli, que murió el 3 de junio de 1963 teniendo fama de santo. Las quejas apuntan a la figura de Pío IX, Giovanni Maria Mastai, que murió el 7 de febrero de 1878.

Pío IX, considerado el último "papa rey" de la historia de la Iglesia, porque con él terminó el poder temporal de los papas, fue elegido el 16 de junio de 1846, creando grandes esperanzas en los ambientes liberales y católicos del Risorgimento, el proceso histórico que llevó a la unidad de Italia. En los primeros años de su pontificado se ganó el título de papa liberal, patriótico y reformista porque permitió algunas reformas en el Estado pontificio y promulgó una amnistía para presos políticos.

Esto cambió, sin embargo, en abril de 1848, cuando se declaró en contra de la guerra con Austria y "traicionó" las expectativas de los padres del Risorgimento. Según los historiadores, Pío IX demostró entonces una política de intransigencia ("non possumus") hacia los pedidos del poder laico y de oposición al movimiento liberal. Así, para muchos se convirtió, de hecho, en uno de los grandes enemigos de la unificación de Italia.

En 1854 proclamó el dogma de la Inmaculada Concepción y, con el Concilio Vaticano I (1869-1870), el de la infalibilidad del papa. Y en 1864 promulgó la encíclica Quanta Cura, que en su apéndice contenía el Sillabus, una lista en la que la Iglesia condenaba el pensamiento moderno, liberal e iluminista.

La causa de la beatificación de Pío IX, comenzada por Pío X en 1907, ha sido una de las más largas y difíciles de la historia de la Iglesia.

A diferencia de las objeciones suscitadas en torno de Pío IX, la figura de Juan XXIII sólo genera adhesiones. Se trata de un papa que aún hoy despierta devoción, muy querido también por ateos y agnósticos, y considerado el artífice de la modernización de la Iglesia, con el Concilio Vaticano II.

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.