Benedicto XVI pidió por los niños del mundo al encabezar las celebraciones en Nochebuena