Los obispos se reúnen en Pilar. Bergoglio instó a no negociar con la riqueza