Preocupación de los obispos. Cae en la Argentina el número de vocaciones sacerdotales y religiosas