Una decisión que se demoró siete años. Cambios en el Mamba