Carta al pueblo de Dios