Malba. Cayó el velo y la Ballerina de Koons ya danza entre nosotros