Vida cultural. China, ese objeto del deseo