Cien años atrás

(0)
30 de agosto de 2001  

Ecos del día - Recortes á la ley de conversión - Como se verá por las informaciones que van en otro lugar, se habla nuevamente de posibles modificaciones á la ley de conversión, inspiradas en las necesidades del tesoro, que obligarían á suspender la adjudicación de rentas destinadas a formar el fondo que debía proveer y asegurar las promesas de la ley de entregar algún día 44 centavos oro por un peso inconvertible. Como por algo se empieza, una vez suspendida la formación del tesoro monetario, que permitiría aumentar los recursos en unos tres ó cuatro millones anuales de pesos oro, vendría el traspaso á las arcas fiscales de los millones ya acumulados en el Banco de la Nación, puesto que los apuros son permanentes y no obstante las promesas y los propósitos de economía, los gastos no hacen más que crecer y la situación financiera empeora constantemente.

De este modo, mutilada la ley en la parte que le daba viso y título de conversión, no quedará de ella más que la parte agiotista, la que dispone que el peso nacional no pueda valer más que lo que el gobierno le asigna, pues en caso de valorizarse se lo envilecería con emisiones.

Nunca hemos atribuído al fondo de conversión más importancia que la de una simple decoración de la ley, sabiendo de antemano que no llegaría á llenar la misión que se le destinaba y que el mejor ó el peor día, en uno de los tantos apuros que asedian las finanzas, se anularía la parte que la ley tenía de más aceptable y se daría un manotón á los fondos que se habían reunido; los hechos nos vienen á dar la razón más pronto de lo que habíamos imaginado, pues aunque sólo se trata de rumores, de insinuaciones que se lanzan tímidamente, como para explorar el terreno, se sabe que la idea es acariciada por el ejecutivo...

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.