Cien años atrás

(0)
31 de agosto de 2001  

Moralidad y justicia - Un recuerdo oportuno - Hemos recibido la carta que va á continuación, que publicamos gustosos en la seguridad de realizar un acto de estricta justicia:

Muy oportuna ha estado LA NACION haciendo resaltar la digna conducta del doctor Antonio Bermejo, quien para desempeñar una misión diplomática que el gobierno le ha confiado, se ha creído en el deber de renunciar á los puestos rentados y honoríficos que ocupa, conquistados á fuerza de méritos, y que ha desempeñado con tanta competencia (...) El ejemplo había sido dado ya por otra de nuestras autoridades universitarias y hombre público distinguido, de la misma filiación política, por el Dr. Norberto Piñero, al ser llamado por el gobierno del Dr. Uriburu á ocupar el puesto más difícil de nuestra diplomacia, de ministro argentino en Chile, en el período agudo de las dificultades que la cuestión de demarcación de fronteras suscitó con nuestros vecinos (...) Es muy sensible que este ejemplo no haya sido imitado en la misma Facultad de derecho, ni por el mismo Dr. Alcorta, que ha sido ministro de relaciones exteriores en varias administraciones, conservando el puesto de catedrático de la Facultad de derecho, en perjuicio de la enseñanza y en contravención de principios elementales de moralidad administrativa. Me parece que es un acto de justicia recordar el caso del Dr. Piñero, que pasó inadvertido en medio del silencio general. Saludo al señor director- Un catedrático.

Avisos generales - Servicio doméstico - Una pobre anciana y sola, media inválida, se ofrece para una casa de familia, trabajo liviano y planchar ropa lisa, en cambio de comida, algo de sueldo, con recomendaciones. Billinghurst 2284. S. C.

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?