Cien años atrás

Ecos del día – Paralización inconveniente.
(0)
4 de diciembre de 2001  

Ecos del día – Paralización inconveniente – Hemos observado que apenas hay un poco de ansiedad, de expectativa ó de alarma por los asuntos internacionales, las cámaras no celebran sesión y se paraliza el trabajo ó poco menos, en algunas reparticiones importantes del estado.

Los empleados y en especial los altos funcionarios, creen más conveniente calcular las probabilidades de guerra ó de paz, los actos de las cancillerías, los recursos y armamentos de Chile y de la República Argentina, que dedicarse al cumplimiento de sus tareas administrativas; sólo en los ministerios de guerra y marina por excepción y por razones explicables, se nota mayor movimiento que de costumbre.

Ahora bien, si la cuestión internacional fuese momentánea, si se tratase simplemente de uno ó dos días, la paralización sería explicable, ya que no justificable; pero transcurren semanas sin alcanzar la solución definitiva, los días de expectativa son muchos y no hay razón para que el congreso retarde la discusión de los proyectos ni para que las oficinas públicas entorpezcan el trámite de los expedientes.

¿Qué se haría entonces en el caso de que estallase verdaderamente un conflicto? ¿No deberían trabajar ya más que las dependencias de guerra y marina?

Si los empleados de comercio que trabajan ocho ó diez horas diarias tienen tiempo para todo, mucho más deben tenerlo los del estado que trabajan sólo cinco horas. Es plausible la preocupación por los altos destinos del país, pero sólo á condición de no descuidar los destinos pequeños, diremos así, ó mejor los deberes diarios.

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.