Cien años atrás

(0)
26 de diciembre de 2001  

Ecos del día - Las actas firmadas - El incidente que ha tenido cerca de dos meses de accidentada y penosa tramitación, ha terminado ayer por la sanción de dos actas que substancialmente, y prescindiendo de circunloquios, consignan lo que se propuso alprincipio de la reclamación de los caminos, con el aditamento de la restauración del statu quo del 98 como medio de suprimir discusiones enojosas que habrían enredado á los gobiernos en una cuestión inconducente, desde que cualquier cosa que ellos hubieran convenido en carácter transitorio, quedaba librada al fallo concluyente del árbitro. La solución, como lo hemos dicho ya, hay que juzgarla como un criterio de circunstancia y como un expediente para salir de una divergencia que, puramente incidental, amenazaba con graves complicaciones y desenlaces que ninguno de los dos gobiernos quería provocar ni aceptar sino como un recurso extremo y fatal cuando se hubiesen agotado todos los términos de contemporización y de avenencia.

Los gobiernos, dando una prueba de los móviles pacíficos que los animan, han arribado á esa fórmula, que viene á ser como un puente echado sobre los conflictos para poder llegar á la solución definitiva.

Justo es reconocer que á esta solución han contribuído, eficaz y oportunamente, los buenos oficios del señor Concha Subercasseaux, que con su espíritu levantado, su tacto diplomático y la conciencia que tiene formada sobre los móviles de la diplomacia argentina, ha terciado en la negociación en los momentos más angustiosos, facilitando la solución pactada y haciendo un servicio á ambos países, y también á la seriedad diplomática de ambos gobiernos, que ya iba poniéndose en figurillas por la veleidad de la negociación...

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.