Cien años atrás

(0)
31 de diciembre de 2001  

Fin de año – Por las calles – Buenos Aires nocturno – De las calles centrales donde se alinean las casas de comercio con amplias vidrieras coronadas de luces, sube en estas noches un rumor de fiesta, en que parece que la gente hubiera echado las penas al hombro, como reza la frase corriente, para lanzarse á caminar, á ver esos escaparates brillantes, que revelan que el arte va entrando en la industria y en la ornamentación.

Los tranvías llegan cargados de pasajeros después de las 8, que vienen de todas las partes de la ciudad y se desparraman por la Avenida de Mayo y por las calles Florida, Artes y Buen Orden.

Y mientras las familias se pasean por las aceras, seguidas de la chiquillería que va dejando los ojos en las vidrieras y tira á los papás del saco cuando pasan distraídos por un escaparate en que ellos han visto á un payaso haciendo guiños, por la calzada pasan á la carrera los carruajes y tranvías entre vibraciones de campanas que se agitan y chasquidos de látigos. La tranquilidad que ha seguido á la agitación de estas últimas noches, con motivo de la cuestión internacional, ha despejado de la Avenida de Mayo á los alborotadores, y las familias que antes se abstenían de pasear por nuestra gran arteria temerosas de hallarse envueltas en incidentes desagradables, andaban anoche, y claro está que la circulación de paseantes se vió favorecida con un contingente femenino, cuyo concurso, como siempre sucede, fué de gran valía, porque sobre los atavíos masculinos ponía la nota vistosa de sus vestidos y de sus sombreros multicolores...

Las personas no avenidas á las apreturas, toman el tranvía de la calle Artes y por 10 centavos pasean cómodamente...

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.