Cómo contener las "rateadas" masivas de Facebook