Humor / Contra la cronofagia. Cómo perder el tiempo sin perder la cara