Condenó el Papa a los pedófilos de la Iglesia

Dijo que deben recibir su castigo
(0)
12 de diciembre de 2009  

ROMA.– "Rabia, traición y vergüenza." Estas palabras, inu- sualmente fuertes, utilizó ayer el Papa para condenar con dureza el horror que sacudió a la Iglesia Católica de Irlanda, donde hace dos semanas un nuevo informe causó gran conmoción al sacar a la luz centenares de casos de abusos sexuales por parte de sacerdotes católicos a niños.

Benedicto XVI habló de "crímenes odiosos" y prometió que todos los responsables pagarán. Además, en un gesto más que infrecuente que habla a las claras de una situación dramática, anunció que escribirá una carta a los católicos irlandeses, un acto también inusual (la última epístola que escribió a una nación fue a China, en 2007). Lo hizo después de reunirse a puertas cerradas durante una hora y media con miembros de la Curia, de la Secretaría de Estado y los dos líderes principales de la Iglesia irlandesa -el cardenal primado, Sean Brady y el arzobispo de Dublín, monseñor Diarmuid Martin-, que viajaron al Vaticano para hablar sobre estos "traumáticos eventos", tal como definió un posterior comunicado de la Santa Sede.

En éste, el Papa admitió haberse sentido "profundamente perturbado y angustiado" por el contenido del denominado "Murphy Report". Se trata de un informe de 720 páginas realizado por la jueza Yvonne Murphy sobre el abuso sexual de 320 niños de parte de 46 curas en la arquidiócesis de Dublín entre 1975 y 2004. El informe acusó a la Iglesia local de haber encubierto estos casos para proteger su reputación, sin pensar en el bienestar de los niños. Los sacerdotes pedófilos, de hecho, eran transferidos de una parroquia a otra, por lo que quedaban libres de repetir sus actos con nuevas víctimas.

El informe Murphy fue publicado después del "Ryan Report" (por el juez Sean Ryan), que en mayo pasado reveló que en colegios e institutos católicos de Irlanda, entre 1930 y 1980, al menos 2500 niños sufrieron actos de violencia "endémicos", con todo tipo de abusos, incluso sexuales.

Benedicto XVI, que siguiendo a Juan Pablo II puso en marcha una política de "tolerancia cero" contra los sacerdotes involucrados en este tipo de escándalos, condenó con fuerza "las acciones de algunos miembros del clero que han traicionado sus solemnes promesas a Dios, así como la confianza puesta en ellos por las víctimas y su familia, y por la sociedad". Aseguró, además, que la Iglesia seguirá esta "grave" cuestión con máxima atención para entender mejor "cómo estos eventos vergonzosos pudieron suceder y cómo poner en marcha las mejores estrategias para prevenir cualquier reincidencia".

Cuando viajó a Estados Unidos y a Australia, Benedicto XVI habló en términos similares para referirse a los escándalos que involucraron a sacerdotes católicos, y se reunió con víctimas.

Hace tres días, el nuncio apostólico de Irlanda, Giuseppe Lanza, se disculpó por "eventuales errores" de la Santa Sede tras un encuentro con el canciller irlandés Michael Martin, quien había manifestado su decepción por el "silencio" del Vaticano. Al día siguiente, la conferencia de obispos irlandeses pidió públicamente perdón, incluso por el presunto encubrimiento que hubo desde la cúpula eclesiástica de Dublín.

Sin embargo, el dolor de cabeza irlandés aún no ha terminado. Según fuentes informadas, próximamente saldrá a la luz un nuevo informe sobre abusos de niños por parte de sacerdotes en la diócesis de Cloyne, en el sur del país, que hasta hace poco estuvo a cargo del obispo John Magee, uno de los secretarios privados de tres papas: Pablo VI, Juan Pablo I y Juan Pablo II. El Vaticano intervino la diócesis de Cloyne en marzo último.

En uno de los peores momentos para la Iglesia católica irlandesa, el arzobispo de Dublín, monseñor Diarmuid Martin, está decidido a seguir la línea de "tolerancia cero", del Papa, y aparece como el único capaz de reconstruir la imagen de la Iglesia.

Investigaciones

NOVIEMBRE 2009

Informe Murphy

La jueza Yvonne Murphy investigó los abusos sexuales de 320 niños por parte de 46 curas de la diócesis de Dublín entre 1975 y 2004.

MAYO 2009

Informe Ryan

Una investigación del juez Sean Ryan reveló que en colegios católicos de Irlanda al menos 2500 niños sufrieron abusos entre 1930 y 1980.

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.