Suscriptor digital

Contra viento y marea, la poesía

RAPIDO PASAJE Por Leonardo Martínez (Ultimo Reino) - 72 páginas - ($10)
(0)
22 de marzo de 2000  

La familia organizada verticalmente, con abuelos y tíos que "hacen dura penitencia", es un motivo predilecto en la poesía de Leonardo Martínez (Catamarca, 1937). Pero en Rápido pasaje , como en sus últimos libros - El señor de Autigasta (1994) y Asuntos de familia (1997)- también existen, dentro de ese vasto y oscuro ámbito, ciertos intersticios donde refugiarse: "las rodillas de Silvestre", "los pechos de la Rosa". Individuos laterales, sujetos que rodean el centro opresivo de la familia resultan la posibilidad del alivio y del deseo.

Estos poemas que invocan el pasado no postulan, sin embargo, la recuperación de los recuerdos sino más bien, la de un modo de percepción: el que se afinca en la mirada de un niño. Desde esta perspectiva, la poesía restaura el sentido roto por el deterioro del tiempo.

Evocar la circunstancia infantil y familiar supone también reponer un espacio determinado: el de los parajes campesinos de tardes tórridas y humeantes. En ese microclima geográfico y familiar se nombra un sistema de relaciones personales donde el poder y la obediencia no hacen más que aludir a una historia secreta del país en al ámbito rural: "Soy feliz con los hijos de los peones [...]/ Está bien Me gusta Quiero ser como ellos/Mi abuelo los azota/ para que no se junten conmigo."

Al igual que el título del libro, cada texto resulta una sinécdoque de la propia existencia. Los episodios contados son las secuencias fugaces que hacen referencia, finalmente, a los días que conforman una vida completa ("Tendrás miedo de la herrumbre de los años/De la estación corta/Del rápido pasaje").

Poesía construida con refinamiento verbal y una sensualidad sonora que apunta a erigir la música en principio constructivo, este libro de Leonardo Martínez parece cerrar el círculo de una saga familiar y, al mismo tiempo, el de una recóndita épica personal.

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?