Damien Hirst se embolsa casi 200 millones de dólares

El artista británico fue imparable en la subasta de sus famosos animales en formol que se celebró en Londres
(0)
16 de septiembre de 2008  • 17:02

LONDRES, (AFP) - Las bolsas del mundo se desploman, pero el artista británico Damien Hirst, de 43 años, se embolsó en menos de 24 horas casi 198 millones de dólares, en una subasta en la casa Sotheby´s de Londres.

Cuadros fabricados con alas de mariposas o moscas muertas, corazones de toro embalsamados, tiburones en formol y un ternero con cuernos y pezuñas de oro en una urna de cristal se vendieron como pan caliente, en una subasta que congregó, desde el lunes por la noche hasta el martes de tarde, a cientos de coleccionistas del mundo entero.

"El total de la subasta fue 111,5 millones de libras (198 millones de dólares, 140 millones de euros), lo que es un récord para obras de un solo artista en un remate", declaró, triunfal, Sotheby´s, cuyas acciones subieron el martes tras el éxito de la primera parte de la subasta, el lunes por la noche, que totalizó 126,5 millones de dólares (88 millones de euros).

"Estamos muy, muy contentos", declaró un portavoz de la casa de remates, que no quiso decir a la AFP el monto de su comisión en esta subasta de 223 obras, que el artista tituló "Beautiful inside my head forever" ("Bello dentro de mi cabeza para siempre").

"Hirst rompió el récord para obras de un solo artista, que tenía Picasso desde 1993, cuando 88 de sus obras recaudaron 20 millones de dólares", declaró Sotheby´s.

"Sólo tres de sus obras no hallaron comprador", agregó la casa de remates.

Además de embolsarse un montón de dinero, Hirst, figura emblemática del arte conceptual, ganó su apuesta de reinventar las reglas del mercado del arte, al entregar sus obras directamente a la casa de subastas, saltándose la comisión de entre 30% a 40% que se hacen las galerías de arte.

Con razón que Hirst - que durante la subasta de anoche estaba en el Soho Club, en el centro de Londres, según reportó la prensa británica -, exclamó, al conocer los resultados de la primera velada: "íAmo el arte!".

Y tiene razón: a sus 43 años, Hirst, que causó un revuelo con su primer tiburón embalsamado en formol, que cuelga ahora por un tiempo de las paredes del Museo Metropolitano en Nueva York, es el artista británico más rico, y seguramente uno de los más ricos del mundo.

Ya antes de la subasta el más destacado del grupo conocido como Young British Artists (jóvenes artistas británicos), tenía una fortuna acumulada de 500 millones de libras.

Posee ya un palacio con 300 cuartos, Toddington Manor, en Gloucestershire, centro de Inglaterra, y varias residencias más, entre ellas una en México.

Todo a pesar de que muchos críticos han menospreciado a Hirst, entre ellos Robert Hughes, de la revista Times, que calificó de "absurdos" sus becerros con cuernos y pezuñas de oro macizo, sus cuadros hechos con colillas de cigarrillos, moscas o píldoras de todos los colores.

"Pero Hirst puede reírse de esas críticas, en su camino al banco a depositar su dinero", dijo a la AFP el martes un coleccionista italiano, que acompañó a Sotheby´s a su novia, que tenía una paleta para apostar esta tarde, por un obra llena de píldoras de farmacia.

"Los bancos caen, el arte triunfa", resumió al diario The Guardian Norman Rosenthal, el director de la Royal Academy of Arts.

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.