Darían un documento los sacerdotes santiagueños