Polémica en Londres. Debaten un impuesto al comercio de obras de arte