Dejar morir Clásica y Moderna es renunciar a nosotros mismos