Crónica. Del amparo a la esperanza