Desaparecieron los dispositivos de control de ingreso de los empleados en Cultura

Faltan los aparatos que registraban la asistencia y horario del personal en la sede de Cultura de la calle Alvear
Faltan los aparatos que registraban la asistencia y horario del personal en la sede de Cultura de la calle Alvear Fuente: Archivo
(0)
12 de diciembre de 2019  • 15:01

Tras el cambio de gobierno y la llegada de los nuevos funcionarios a las oficinas públicas, en las dependencias principales del Ministerio de Cultura llamó la atención la ausencia de las máquinas que se usaban para registrar los datos biométricos de los empleados, un sistema implementado en reemplazo de las analógicas planillas de personal.

Según LA NACION pudo constatar, los aparatos que registran la asistencia de los trabajadores a través de huellas dactilares fueron retiradas -sin roturas ni vestigios a la vista- al menos en tres sedes del ministerio: el edificio central de la calle Alvear, la sede de México 564 y la de Alsina 1169. Y si bien dicen que esto habría ocurrido el lunes a la noche, tras los días de asunción y jura de funcionarios recién ayer comenzó a advertirse. En otras dependencias de Cultura, como en la Biblioteca Nacional, en cambio, las máquinas están y funcionan perfectamente.

En el ministerio de Cultura la nueva gestión dice que las máquinas de registro de datos biométricos ya no estaban cuando llegaron
En el ministerio de Cultura la nueva gestión dice que las máquinas de registro de datos biométricos ya no estaban cuando llegaron Fuente: Archivo

"Cuando llegamos ya no estaban", dijeron fuentes del equipo ingresante. También personal que trabaja en estos sectores confirmó que, fundamentalmente, la falta de estos dispositivos generó sorpresa y que no saben si los volverán a colocar o no. Inclusive, algunos se preguntaron si no habría vencido la concesión. Mientras tanto, las representaciones gremiales se ocuparon de que los empleados certifiquen su presencia en los puestos de trabajo a la vieja usanza, con una firma de planilla, o asistiendo a edificios donde sí funciona el sistema.

Los datos biométricos para el control del personal fueron impuestos en Cultura durante la gestión del saliente secretario Pablo Avelluto, que en más de una ocasión consideró a la medida como una herramienta necesaria para constatar la asistencia y el horario de los empleados en la gestión pública.

Consultado por LA NACION, Avelluto confirmó que los equipos son del ministerio. "Se compraron para que el personal registre su ingreso y su egreso -contó-. No es una concesión. Yo mismo fichaba todos los días. Obviamente hubo mucha resistencia de parte de algunos sectores porque esto significó el fin de horas extras truchas y hubo gente que renunció porque no quería cumplir el horario que le imponía su contrato de trabajo. De hecho, fue uno de los temas que conversé con [el nuevo ministro] Tristán Bauer en el único encuentro que tuvimos el lunes por la tarde y él me contó que también había impuesto controles biométricos en los medios públicos durante su gestión".

Conforme a los criterios de

Más información
ADEMÁS

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.