En el Museo Reina Sofía de Madrid. Desapareció una escultura de 38 toneladas