Desapareció una obra de Rodin del Museo de Bellas Artes

Se trataría de una escultura de 15 centímetros, sustraída ayer por la tarde
(0)
30 de mayo de 2003  

Una valiosa obra del escultor francés Auguste Rodin fue sustraída ayer por la tarde de la sala de arte europeo ubicada en la planta baja del Museo Nacional de Bellas Artes, cuyo director es Jorge Glusberg.

Fuentes del museo dijeron a LA NACION que se trataría de "Estudio para manos, estudio para el secreto", una réplica de bronce de la original, de 15 centímetros, donada por Mercedes Santamarina en 1970. No obstante, la policía aseguró que la escultura desaparecida es "Las manos de Dios", una obra de 31 centímetros. La pieza estaría valuada entre 150.000 y un cuarto de millón de dólares.

En medio de la confusión generada, ninguna autoridad del museo accedió a brindar información.

Según pudo saber LA NACION, la escultura había sido cambiada de lugar recientemente y llevada cerca de los baños, debajo de un panel de acrílico, cercano a las puertas de salida. Además, no estaba protegida por ningún sistema de seguridad.

El robo fue advertido por personal del museo alrededor de las 16.15, cuando finalizaba una clase de historia del arte. Se decidió entonces cerrar las puertas del museo y revisar a los estudiantes y personal auxiliar, que debieron permanecer allí durante tres horas.

Mientras la policía se sumaba a la pesquisa, en las escalinatas del museo comenzó a reunirse una multitud de personas, llegadas para asistir a las presentaciones de tres muestras que se realizarían a las 19: el premio de la Universidad de Palermo para artistas jóvenes, una colección de Miguel Harte y la exposición del pintor ecuatoriano Oswaldo Viteri.

Este artista, su hija y el embajador de Ecuador, Germánico Molina, también quedaron dentro del museo. "A mí no me dijeron qué ocurría, sólo me pidieron que me retirara. No me dieron explicaciones y sólo intervino personal de seguridad", dijo Molina a LA NACION, cuando pudo abandonar el edificio.

Entre la concurrencia, el propietario de la galería Zurbarán, Ignacio Gutiérrez Zaldívar, se lamentó por el robo de la escultura. "Esto sucedió porque la gente no asiste a los museos. La mejor manera de que en estos sitios haya seguridad es contar con la presencia de público, ya que nadie se animaría a robar si hay otras personas", argumentó.

El museo cuenta con una importante colección de obras de Rodin -que pasó dos años de su vida en Buenos Aires- entre las cuales se destaca "El beso", una imponente escultura de tres metros de alto. Rodin, nacido en París en 1840, revolucionó la escultura de su tiempo. Su monumento a Sarmiento está en la plaza Sicilia de Palermo desde hace un siglo y hay una versión pequeña de "El pensador" en la Plaza de los Dos Congresos.

Otros casos

El más famoso: en la Navidad de 1980, robaron del Museo Nacional de Bellas Artes 16 cuadros y siete objetos decorativos, valuados entonces en unos seis millones de dólares. Las piezas, que integraban la colección que Mercedes Santamarina había donado al museo, nunca volvieron a verse en el país. Entre ellas, hay obras de Gauguin, Cézanne, Matisse, Renoir y Rodin.

Artista local: en 1999, desapareció el óleo "El carneador" del pintor entrerriano Cesáreo Bernaldo de Quirós. Este robo aún es investigado por la Interpol.

El último: en 2000, también en el museo, faltó un dibujo de Toulouse-Lautrec que, según informaciones confiables, fue inmediatamente repuesto.

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.