Mientras tanto. Dickens ya conocía a Bernard Madoff