Diputados aprobó la ley que protege a las empresas culturales

La iniciativa limita la participación de capitales extranjeros; el proyecto debe volver al Senado
(0)
28 de mayo de 2003  • 21:50

La Cámara de Diputados aprobó hoy el proyecto que limita la participación de los capitales extranjeros en las empresas del sector cultural, con la inclusión de los medios de comunicación social.

Como el texto fue modificado, el Senado deberá volver a tratarlo para su sanción definitiva.

Los diputados se sumergieron rápidamente en el debate, ya que la sesión fue retomada desde el punto en que había quedado dos semanas atrás.

El quórum se consiguió gracias a un acuerdo entre el PJ y la UCR, con el acompañamiento del Frepaso y un grupo de legisladores provinciales.

Tras ser aprobado en general a mano alzada, los opositores a la ley, como el ARI, los socialistas y el resto de los provinciales ingresaron al recinto.

La primera parte del proyecto restringe participación extranjera a un 30 por ciento del capital accionario, e igualmente limita los votos de sus accionistas al 30 por ciento.

Como única excepción, la ley permite ampliar la participación accionaria en reciprocidad con los países que contemplan inversiones extranjeras en sus medios de comunicación con un porcentaje mayor, hasta equilibrar ambas cifras.

Los diputados radical Pascual Capelleri y Margarita Stolbizer propusieron modificaciones en cada artículo, pero el oficialismo impuso en cada votación, menos en la última, el texto original.

La ley no alcanza a los medios que, en su entrada en vigencia, "sean de titularidad o control de personas físicas o jurídicas extranjeras".

En su definición de medios de comunicación, la norma incluye: diarios, revistas, periódicos, editoriales, servicios de radiodifusión, productoras de contenidos audiovisuales y digitales, proveedoras de acceso a Internet y empresas de difusión en vía pública.

El artículo que llevó mayor discusión fue el quinto, donde se exceptuaba a los medios de comunicación del mecanismo conocido como "cram down", que permite a los acreedores tomar el control de las empresas endeudadas.

La jefa del ARI, Elisa Carrió, advirtió que su partido sólo votaría a favor si, en vez de crear una excepción, se derogara lisa y llanamente el "cram down" para todas las empresas nacionales.

Stolbizer y Capelleri, a su vez, pidieron quitarle al Poder Ejecutivo la facultad otorgada por la ley de decidir cuando puede aplicarse la excepción y cuando no, y dejarla en manos del juez a cargo del concurso de quiebra.

"Esta herramienta la aplicamos en defensa del deudor nacional, que quienes se opusieron a la ley de concurso decían defender, si hay otros sectores que necesitan la defensa veámoslo, no nos va a temblar el pulso", contestó el justicialista Eduardo Di Cola.

Pero el Justicialismo fue derrotado en la votación del artículo quinto y debió aceptar una propuesta alternativa de Capelleri, que terminó por imponerse con 99 votos contra 47.

El nuevo artículo el sistema de "cram down" sólo permite que el control de los medios de comunicación endeudados pase a otra empresa nacional, es decir, excluye del mecanismo a las compañías extranjeras.

El proyecto, que cuenta con el respaldo del conjunto de las entidades periodísticas, había sido aprobado en el Senado el 12 de junio del año último.

Fuente: DyN

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.