Editores con olfato y una pizca de suerte

Publican la saga desde el año 1997
(0)
6 de diciembre de 2001  

Los editores Pedro del Carril y Sigrid Krauss (Editorial Salamandra, de España) tuvieron, por primera vez, noticias de J. K. Rowling, autora de la saga de Harry Potter, hace cuatro años. Entonces, la escritora ni soñaba con convertirse en el Rey Midas.

Fue Christopher Little, el agente literario de Rowling, de apellido enigmático, el hombre que convenció a Krauss de leer el manuscrito del primer libro de Potter, luego de que la editora lo rechazó la primera vez. La editora de Salamandra le había encargado a un lector especializado un veredicto sobre el manuscrito. Y éste dijo: "El libro será un fracaso, porque no tiene computadoras ni videojuegos".

Por diez años, Salamandra tiene los derechos de Harry Potter para todo el mercado hispanohablante. Con los dividendos, Del Carril y Krauss reinvierten en su editorial artesanal, que tiene hoy 300 autores y 450 títulos. Y, aunque Rowling sea un caso paradigmático, ambos editores han descubierto otros talentos, como la cubana Zoe Valdez o la nicaragüense Gioconda Belli.

Del Carril y Krauss explican el éxito de Potter en el hecho de que la autora "decidió escribir el libro que de niña siempre quiso leer y no había encontrado. Lo escribió para sí misma, sin soñar con vender ejemplares". Y agregan que Potter es el preferido de los niños porque éstos, al margen de amar las historias míticas, se identifican con la soledad del protagonista.

Rechazan que sea un fenómeno de marketing, porque "los niños se pasan el dato de boca en boca".

En estos días, dos libritos de Rowling, firmados por personajes de la saga de Potter, salieron a la venta en la Argentina a tres pesos. Lo recaudado será, a propuesta de la autora, para la ONG Comic Relief, que ayuda a niños desposeídos.

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.