Un fenómeno que no cede. El 30% de los chicos ve 6 horas de TV por día