El año próximo habrá en la ciudad 18 escuelas bilingües

Extenderán la experiencia a los cursos de segundo grado
(0)
5 de diciembre de 2001  

Queremos seguir falando portugués"; "Oui, j´aime le français.

Varios alumnos de las 12 escuelas bilingües porteñas dijeron ayer en varias lenguas -inglés, portugués, francés e italiano- que sí o sí quieren continuar con el proyecto. Se trata de los 12 establecimientos de jornada completa en los que se intensificó la enseñanza de idiomas extranjeros a 600 alumnos de primer grado, experiencia que el año próximo se ampliará a 18 escuelas y 1500 chicos.

Así lo confirmó ayer ante los propios alumnos el secretario de Educación porteño, Daniel Filmus, en un acto realizado en la escuela N° 7 Olegario V. Andrade, de Boedo. En marzo se convertirán en bilingües seis escuelas, en Colegiales, Villa Devoto, Flores, Saavedra, Mataderos y Caballito. Las cinco primeras se especializarán en inglés y la otra, en francés. Las clases se impartirán a 1500 alumnos de 1° y 2° grado, que recibirán seis horas de idiomas por semana. Los alumnos podrán inscribirse del lunes al miércoles de la semana próxima. En 2003 abrirán otras dos escuelas en alemán.

"Estamos muy satisfechos con los resultados. Superó nuestros objetivos en lo que hace a expresión oral", comentó Roxana Perazza, subsecretaria de Educación.

En general, docentes, directivos, padres e instituciones culturales y embajadas extranjeras -que apoyaron esta iniciativa inédita con material y capacitación docente- evaluaron como positivo el proyecto. "Los alumnos terminaron comunicándose en francés con mucha espontaneidad, muy motivados. Además, aprendieron más rápidamente el castellano", comentó Ana Caro, docente de francés. Los padres ponderaron el proyecto y pidieron clases gratuitas para ellos.

"El proyecto es exigente. Requiere entusiasmo y visión", comentó Hans Dieter Daxler, asesor pedagógico del Instituto Goethe de Buenos Aires, que colaborará en la capacitación a docentes, ya que Alemania tiene una vasta experiencia en plurilingüismo. Aconsejó no apoyarse tanto en la formación lingüística sino en la personalidad del alumno. "Es bueno que el idioma lo ayude a ampliar su visión del mundo", concluyó.

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.