El Bafici, con muchas expectativas