El Brexit amenaza el estatus de Londres como capital del arte

La feria Frieze certifica el temor del sector por el efecto negativo de la situación política; grandes galerías abren sedes en París
(0)
6 de octubre de 2019  

Cuando el Reino Unido estornuda, el mundo del arte se resfría. Las ferias Frieze London y Frieze Masters, principales citas profesionales del otoño, han abierto esta semana en la capital británica con un temor inédito ante la inminente salida del país de la Unión Europea, prevista para el 31 de octubre. La amenaza fantasma del Brexit, que había sobrevolado los pasillos de la feria en sus últimas tres ediciones, se vuelve cada vez más nítida. Abandonar el mercado común impedirá la libre circulación de obras de arte en el resto del continente, por lo que esos bienes quedarán, salvo una solución de última hora, sometidos a nuevos aranceles. Londres acumuló el 66% de las transacciones comerciales que se realizaron en 2018 en este sector, pero su título de capital del arte peligra en el nuevo mapa que se dibuja para Europa.

La ansiedad ha resultado palpable en los pasillos de esta doble feria, que cerrará sus puertas mañana en el Regent's Park de Londres. Para paliar la incertidumbre creciente, los responsables de Frieze han querido convertirla en una celebración proeuropea y cosmopolita. "Es la edición más internacional que hayamos tenido, con galerías de 35 países distintos, un récord que demuestra que Londres sigue siendo acogedora", señala su directora, Victoria Siddall. Ante la cercanía de la fecha límite para el Brexit, la feria ha aconsejado a las galerías que no se demoren en el envío de las obras vendidas. "Les recomendamos que las saquen del territorio británico en las próximas tres semanas, ya que puede que las leyes de importación y exportación cambien",

Incluso los galeristas, siempre partidarios de la sangre fría, admiten su preocupación. "Hasta hace poco parecía una posibilidad lejana. Este año veo un nerviosismo nuevo. La gente está histérica, aunque yo prefiero el pragmatismo", sostiene el marchand austriaco Thaddaeus Ropac, que cuenta con sedes en París, Salzburgo y Londres. El galerista, que en su primer día en la feria vendió un óleo de Georg Baselitz por 1,1 millones de euros, cree que la capital británica deberá "reinventar su modelo", fundamentado en la tasa impositiva más baja del continente: su IVA sobre las obras de arte es del 5%.

Hacia la capital francesa se dirige, desde hace varios meses, un pequeño éxodo de influyentes galeristas. La situación más probable, a corto plazo, es "una bicapitalidad de Londres y París", como defendían desde la feria dos veteranos galeristas como Kamel Mennour y Almine Rech, que cuentan con sedes en ambas ciudades. Por lo menos, hasta que la situación fiscal se aclare. El alemán David Zwirner, que este año encabeza la lista Art Power, que reúne a las 100 personalidades más poderosas del arte, abrirá el 16 de octubre una nueva sala en el barrio del Marais, que se sumará a las que ya tiene en Londres, Nueva York y Hong Kong. "El Brexit cambia el juego. Después de octubre, mi galería londinense será británica y no europea. Yo soy europeo y quiero tener una galería europea", señaló Zwirner al Financial Times. También una institución tan londinense como White Cube, fundada en 1993 y ligada al ascenso de los Young British Artists, anunció la apertura de una sucursal en París. "Llega el Brexit y es importante tener una base en la Europa continental", señalaba en la uno de sus directores, Mathieu Paris.

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.