El campo, de primera mano