El carnet de biblioteca que Shakespeare le dejó a Borges