El castellano como puente a la consagración mundial