De la escuela a la universidad. El CBC, un monstruo que no es tan malo