A 38 años de su muerte. El Che Guevara sigue siendo un buen negocio