El dilema: qué hay tras el default

Por Marcelo Varela De la Redacción de LN/UTDT
(0)
10 de diciembre de 2001  

Las gestiones de Domingo Cavallo en Washington ante el FMI pueden ser el último acto de la crisis económica que afecta a la Argentina.

Las opciones son cada vez más confusas. Pese a los esfuerzos del ministro, la cesación de pagos parece inminente: casi no se discute si se producirá o no el default, sino cuándo ocurrirá y qué consecuencias tendrá para el país.

Las distintas alternativas para intentar recuperar el crecimiento económico, una vez producido el default, van de la devaluación a la dolarización.

Analistas del exterior, en especial de Brasil, recomiendan la devaluación, pero los principales críticos a esta medida señalan que los argentinos no se comportarían como los brasileños, y el traslado a precios y la consecuente disparada de la inflación serían inevitables, pese a la recesión imperante. Tampoco se reduciría la carga de la deuda, porque está casi totalmente nominada en dólares.

Para algunos economistas, la dolarización es la salida menos traumática y más rápida. Pero tampoco constituye -dicen- la solución de los males de fondo. En cualquier escenario, la reducción del gasto público y la reforma del Estado, incluidas las provincias, parecen ineludibles.

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.