El dolor de estar lejos

(0)
22 de agosto de 2000  

Lo que más le cuesta al embajador Vicente Espeche Gil de vivir en el exterior es dejar a sus nietos en Buenos Aires, que por ahora son cuatro.

"Me pierdo una etapa inolvidable, muy especial de sus vidas", comenta. Espeche Gil, de 57 años, está casado con María Gabriela Zimmermann, con quien tuvo tres hijos: María Gabriela, de 32 años; Iván, de 29, y Santiago, de 26.

Durante su labor en la Cancillería se especializó en Europa central y oriental. En el exterior se desempeñó como secretario en la embajada ante la Santa Sede entre 1972 y 1978.

Fue consejero en la Misión Permanente ante la Organización de las Naciones Unidas (ONU) entre 1980 y 1984. También se desempeñó como embajador en Argelia entre 1987 y 1991, y en Israel desde febrero de 1998 hasta marzo último, cuando fue designado en el Vaticano.

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?