Martes visuales. El dragón despierta al arte