La reliquia más preciada y discutida de la Iglesia. El enigma del Santo Sudario atrae a dos millones de personas